Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

¿Qué es el ónix?

Debemos partir de la base que el ónix no es considerado propiamente como un mineral sino como óxido. Pero que al ser una variación del ágata y la calcedonia, compartiendo con ellas incluso su grado de dureza (4 en la tabla de Strunz y 7 en la escala Mohs), podríamos categorizarlo como tal e incluso equipararlo en dureza al cuarzo. También se puede denominar como piedra semipreciosa, lo podemos encontrar en una gran gama de colores como por ejemplo: Rojo,Negro,Miel,Verde,Blanco...

 

Aunque debido a la exposición de gases, presión temperatura y demás elementos naturales como el óxido, y a la porosidad del mismo, es que la mayoría de placas de ónix son constituidas por capas dispuestas en planos paralelos o pueden ser teñidas con vetas que lo hagan llamativo e irresistible. Por lo cual es muy difícil que una pieza sea de un color uniforme y totalmente imposible que sea igual a otra, razón por la que limitarnos a ofrecer 5 colores distintos sería incongruente, ya que, independientemente de la amplia variedad de tonalidades que la naturaleza nos brinda, otra gran particularidad que goza el ónix es la de ofrecernos distintos grados de opacidad hasta convertirse en translúcido. Con lo cual este material nos abre un nuevo mundo de posibilidades, a la hora de crear.

 

¿Cómo se obtiene el ónix?


Fase de extracción

Lo primero es la fase de extracción que se realiza a cielo abierto, donde depende de la economía de los artesanos, podemos encontrar trabajos rudimentarios como cuñas, mazos, barretas, picos, martillos, cinceles y explosivos; hasta maquinaria de avanzada tecnología como máquinas de corte con hilo diamantado, sierras mecánicas o cuñas hidráulicas. La diferencia es que con los primeros se desaprovecha gran cantidad de material y encontramos un mayor impacto negativo sobre el medio ambiente, mientras que, con un equipo avanzado en tecnología, se aumenta el rendimiento, disminuye el coste, mejora las condiciones laborales y permite un aprovechamiento más racional de los productos geológicos, respetando a su vez al medio ambiente.

Procesado

Posteriormente se procede a trasladar lo anteriormente extraído al lugar donde se cortarán o laminarán los bloques de ónix, dentro de los cuales, si se llegasen a encontrar imperfecciones o huecos, se cubren con una malla fabricada a base de resina epóxica para que la piedra resista la fricción al momento de iniciar la fase de pulido y abrillantado. Lo sucesivo es realizar los cortes acordes al diseño y especificaciones solicitados por el cliente para finalmente aplicar una capa de cera para conservar el brillo; se establece el precio, en el que influyen la dimensión del bloque, textura, transparencia, y así poder entregar el producto al destino requerido. Mismo que puede ser para ornamentación de casas particulares, bares, vestíbulos de hoteles, o como accesorios para pisos y en la industria de construcción.

La belleza del Ónix

El ónix es una mineral que no pasa de moda, ya que, gracias a su transparencia y multiplicidad de colores, son perfectas al momento de destacar cualquier superficie y brindarle un aspecto estético único y singular. ¿Por qué singularidad? Debido a los elementos naturales que actúan sobre la piedra y al área que abarquen, es sumamente difícil, por no decir imposible, que existan dos modelos iguales, independientemente del diseño, ya que las vetas y los tonos no van a ser idénticos, aunque procedan de la misma placa o bloque.

To Top